BRUCE R. McCONKIE – Selección de Discursos

septiembre 26, 2008

Yo sé que mi Redentor vive!…” . Este testimonio central a la vida, palabras y la misión de Elder Bruce R McConkie del quórum de los 12 – fue expresado en palabras y relatado en los servicios funerales del 23 de abril de 1985 en el tabernáculo de Lago Salado.
Hablando en la conferencia general menos de dos semanas antes, Elder Bruce R McConkie había repetido el testimonio que dio a la iglesia por casi cuatro décadas como autoridad general: “Y concerniente a Jesucristo, yo testifico que el es el hijo del Dios viviente y fue crucificado por los pecados del mundo. El es nuestro Señor, nuestro Dios y nuestro Rey. Esto lo sé por mi mismo, independientemente de cualquier otra persona. (Liahona, Jul. 1985, pág. 11).


Elder McConkie había batallado el cáncer por más de 18 meses. Después de una operación en enero de 1984, los doctores le dijeron que tenía solamente un corto tiempo para vivir. Pero sostenido por su fe y ayuno, oraciones de la familia y amigos a través del mundo. El continuó sin quejarse llevando a cabo los deberes de su llamamiento, incluso percibiendo sus tribulaciones como una bendición. “Estoy bastante asombrado por los profundos sentimientos de agradecimiento y me regocijo por la bondad del Señor hacia mí”, dijo en la conferencia de abril después de la operación. “El me ha permitido sufrir dolor, sentir ansiedad, y sentir su poder sanador” (Ensign, Mayo 1984, pág. 32)

 

Descargar


Charla fogonera del SEI para los jóvenes adultos • 7 de noviembre de 2004 • Élder D. Todd Christofferson

septiembre 22, 2008

la-percepcion-de-lo-sagrado_christofferson_002_20041

Aqui esta un discurso poderoso y claro… cuando Elder Christofferson. era del Quorum de los 70, hoy es uno de los 12 Apóstoles


Fe, familia, hechos y frutos

marzo 17, 2008

El incremento en la prominencia de la Iglesia y la cantidad cada vez mayor de indagaciones que recibimos nos presentan excelentes oportunidades de formar puentes de comunicación, de hacer amigos y de ofrecer información correcta.

m-russell-ballard.jpg

 

Hay cuatro temas que contribuirán en la actualidad a que una persona obtenga una comprensión básica de la Iglesia. Bajo cada uno de los cuatro títulos hay explicaciones sencillas que me han resultado útiles; traten de imaginar que la persona que las lea no sepa prácticamente nada acerca de nosotros. Los cuatro temas principales que deben tratarse tienen que ver con los hechos, la fe, la familia y los frutos del Evangelio restaurado.

Los hechos

Algunos de los hechos son:

• Primero, “mormona” es un apodo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Muchas veces, la gente se refiere a los miembros como “mormones” o “Santos de los Últimos Días”: La palabra “santo” significa “miembro”.
• Segundo, la Iglesia se restauró en 1830, en el norte del estado de Nueva York, con José Smith como su primer Profeta y Presidente. Actualmente, su sede se halla en Salt Lake City, y el presidente Gordon B. Hinckley es el profeta actual.
• Tercero, en la actualidad hay más de 13 millones de miembros en 176 países y territorios, de los cuales aproximadamente seis millones se encuentran en los Estados Unidos, por lo que estamos en cuarto lugar entre las mayores denominaciones cristianas de este país. Por ser una de las religiones cristianas de más rápido crecimiento en el mundo, cada día laboral terminamos una capilla. Los miembros pagan un diezmo, que consiste en el diez por ciento de sus ingresos, lo cual hace posible la construcción mencionada, así como otros programas.
• Cuarto, las congregaciones locales son dirigidas por miembros voluntarios que trabajan sin recibir pago. Tanto hombres como mujeres prestan servicio en los cargos de liderazgo que se les asignan.
• Y quinto, los mormones están bien representados en la política y en el gobierno. (Por ejemplo, en Estados Unidos hay dieciséis miembros en el Congreso, provenientes de ambos partidos políticos). Los miembros también ocupan elevadas posiciones de confianza por todo el mundo en asuntos de negocios, medicina, derecho, educación, medios de comunicación, deportes y espectáculos.

La fe

La gente también debe saber algo de nuestra fe como dedicados cristianos con fuertes valores tradicionales. Junto con los Artículos de Fe debemos recalcar lo siguiente:

• Creemos en la naturaleza eterna del alma, en que Dios es el Padre de nuestro espíritu y en que podremos volver a Él después de la muerte.
• Creemos que Jesucristo es nuestro Salvador personal, y tratamos de modelar nuestra vida siguiendo Su ejemplo y Sus enseñanzas. Conmemoramos el sacrificio expiatorio de Cristo en nuestros servicios dominicales de adoración, algo similar a la comunión que se toma en otras iglesias. Aceptamos como hermanos cristianos a todos los que creen que Jesucristo es el Hijo de Dios y el Salvador de toda la humanidad. Muchos cristianos no entienden que tenemos mucho en común con ellos; José Smith enseñó que Jesucristo es el centro de nuestras creencias, y todo lo demás gira en torno a Él (véase Elders’ Journal, julio de 1838, pág. 44). Nuestra Iglesia se llama “La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días”.
• Creemos que la Iglesia original que estableció Jesús se perdió y que ha sido restaurada en nuestros días. El sacerdocio, o sea, la autoridad que se da al hombre para actuar en nombre de Dios, con apóstoles y un profeta para dirigirnos, ha sido restaurado, así como también todas las ordenanzas necesarias para la salvación.
• Creemos en la Santa Biblia, con el Antiguo y el Nuevo Testamento, y la usamos.
• Y creemos en el Libro de Mormón y en otros libros de Escritura que apoyan y acreditan la Biblia, y que testifican del ministerio y de la divinidad de Cristo y de la revelación continua de Dios al hombre. En verdad, el Libro de Mormón es “Otro testamento de Jesucristo”.

La familia

Lo siguiente que es bueno que la gente sepa es cuán centradas en la familia están nuestra teología y nuestra manera de vivir. Y en esto también, las explicaciones sencillas son útiles para el que no esté bien informado pero que sienta curiosidad de saber qué importancia damos a la familia.

• Los mormones ponemos un énfasis particular y potente en el hecho de que la familia es la unidad básica de la Iglesia y de la sociedad. Tenemos una dedicación profunda hacia el matrimonio, que se define como la unión entre un hombre y una mujer. La poligamia, que se practicó en forma limitada durante los primeros tiempos de los pioneros de la Iglesia, se discontinuó en 1890, hace unos ciento diecisiete años.
• Las familias y las personas, sean o no de nuestra religión, pueden asistir a los servicios dominicales en nuestras capillas. Allí adoramos juntos al Señor, instruyéndonos unos a otros en las Escrituras.
• A las familias de Santos de los Últimos Días se les exhorta a efectuar “la noche de hogar” una vez a la semana, generalmente los lunes por la noche. Esto proporciona a los padres un tiempo regular y previsto para enseñar valores a sus hijos y divertirse con ellos. Alentamos a los que no son de nuestra religión a adoptar esta práctica con su propia familia.
• La Iglesia tiene programas auxiliares para las mujeres, los jóvenes y los niños, que sirven de apoyo a la familia. Dichos programas proporcionan elementos tales como instrucción religiosa, oportunidades de rendir servicio cristiano, deportes, teatro, música y escultismo.
• También se pone mucho énfasis en los otros miembros de la familia, en genealogía y en la historia familiar personal, proporcionando a jóvenes y mayores un sentido más fuerte de sus raíces, su identidad y sus lazos afectivos. Las ordenanzas más altas y sagradas de nuestra fe se relacionan con los miembros de la familia, tanto vivos como muertos, y algunas se llevan a cabo en nuestros templos.

Los frutos

Ahora bien, aun cuando alguien comience a comprender algunos hechos sobre nosotros y llegue a conocernos mejor por nuestra fe y por la importancia que damos a la familia, el Salvador fue quien dijo que “por sus frutos los conoceréis” (Mateo 7:20; cursiva agregada). Una religión, o cualquier estilo de vida, debe juzgarse de acuerdo con los frutos, o sea, los resultados que produzca. A continuación hay algunos ejemplos basados en las estadísticas de los Estados Unidos de América, los cuales serían similares por todo el mundo entre los mormones fieles (nos referimos a los que asisten regularmente a las reuniones de la Iglesia y al templo):

• Uno de esos frutos es una vida más larga. Los estudios indican que los mormones activos en la religión son más sanos y, por lo tanto, viven más tiempo que el promedio nacional. En 1833, el Señor le reveló a José Smith la Palabra de Sabiduría, que es una manera de vivir a fin de disfrutar de una vida larga y saludable.
• Segundo, los que se casan en el templo y siguen asistiendo a él con regularidad tienen un promedio de divorcio que está muy por debajo del nacional y del mundial.
• Tercero, nosotros logramos un nivel educacional superior al promedio nacional.
• Cuarto, más de 70.000 miembros se ofrecen voluntariamente y pagan sus gastos para prestar servicio durante un período de dieciocho a veinticuatro meses en labores humanitarias, asignaciones de la Iglesia y misiones de tiempo completo por todo el mundo.
• Y quinto, hacemos fuerte hincapié en la autosuficiencia y en una impecable ética de trabajo. Fomentamos la activa participación en nuestras respectivas comunidades y en prestar servicio a los demás. La Iglesia continúa donando sumas considerables de dinero, así como artículos y servicios a las causas humanitarias de toda la tierra, incluso incontables horas de labor donadas por los miembros para ayudar en la limpieza y el auxilio en casos de desastre.

 

 

Élder M. Russell Ballard
Del Quórum de los Doce Apóstoles


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.